Navigation – Plan du site
Le Quotidien institutionnel des cités municipales : regards croisés de juristes et d'historiens

Legationes municipales en el oeste del imperio y estatutos locales de Hispania

Algunas consideraciones
Municipal legationes in the western Empire and Spanish local statutes: some observations
Juan Francisco Rodríguez Neila
p. 25-36

Résumés

Las ciudades romanas se relacionaban con el emperador, los gobernadores provinciales y los particulares enviando delegaciones (legationes), formadas por miembros de las elites locales. Su composición y funcionamiento son cuestiones reguladas jurídicamente en las leyes municipales de la Bética. Desde tal perspectiva, este artículo examina los objetivos de tales embajadas, cómo se organizaban y quiénes estaban obligados a asumir tal carga (munus legationis). También se consideran otros aspectos, como el número de miembros, la financiación y el control oficial sobre la frecuencia y fines de las legationes. En la segunda parte se estudian los viajes de los legati, cómo actuaban en su destino, la rendición de cuentas ante el senado municipal, y los honores que recibían quienes desempeñaban tal función.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Vide M. Bonnefond-Coudry, Le Sénat de la république romaine de la guerre d’Hannibal à Auguste: prat (...)

1Durante la República uno de los principales mecanismos de la política romana fueron las legationes. El Senado las envió con frecuencia a pueblos súbditos y extranjeros, recibiendo igualmente las que acudían a Roma, pues el sistema de embajadas fue uno de los derechos reconocidos a ciudades, pueblos y estados como entidades jurídicas. En época imperial tales funciones diplomáticas fueron transferidas gradualmente al emperador1.

  • 2 Lex Ursonensis (Lex Urs.): CIL, II2/5, 1022; A. D’Ors, Epigrafía jurídica de la España romana, Madr (...)
  • 3 Cfr. Bell. Hisp., 42, 2.
  • 4 Lex Irnitana (Lex Irn.): AE, 1986, 333; J. González, The Lex Irnitana: a new copy of the Flavian mu (...)
  • 5 Dig., 50, 7.

2El importante papel político que, desde la óptica de Roma, desempeñaban las legationes, explica que tal institución fuese regulada en los estatutos de algunas ciudades de Hispania. A fines de la República figura ya en la ley de Urso, colonia fundada por iniciativa de César en el 44 a.C.2Sabemos que el futuro dictador, durante su gobierno en la Hispania Ulterior en el 61-60, se había interesado en atender las legationes enviadas por las comunidades de la provincia3. Le preocupaba tal cuestión, que fue incluída entre las potestades de los senados locales. El tema aparece más desarrollado en la ley municipal de Irni, también en la Bética, y constaría igualmente en los reglamentos de otros municipios flavios de Hispania4. También el Digesto dedica un apartado específico a las legationes municipales5, confirmando que fueron un asunto muy importante en la política romana, y un factor de cohesión interna del imperio.

  • 6 Vide sobre ello L. Troiani, Ambascerie e ambasciatori nella Legatio ad Gaium di Filone Alessandrino(...)
  • 7 Plin., Ep., X, 43-44.

3La aplicación práctica de dicho procedimiento en las relaciones exteriores de las ciudades consta también en algunas fuentes literarias. Por ejemplo Filón, en su Legatio ad Gaium, describe la delegación enviada por los judíos de Alejandría a Calígula para defender sus derechos ante la población griega6. A su vez Plinio el Joven confirma que ciertas comunidades solían mandar legati a Roma para cumplimentar al emperador, y a la capital provincial para saludar al gobernador7.

  • 8 Vide F. Quaß, Die Honoratiorenschicht in den Städten des griechischen Ostens, Stuttgart, 1993, p. 1 (...)
  • 9 P. Oxyr., 2435.
  • 10 CPJ, II, 153. Vide F. Kayser, Les ambassades Alexandrines à Rome (ier-iie siècle), en REA, 105 (200 (...)

4Pero la documentación es escasa y desigual, la mayor parte de las referencias a legationes corresponde a las enviadas al emperador, se concentra en el siglo II d.C. y en la parte oriental del imperio8. Algunos epígrafes nos dan noticia de epistulae imperiales que aluden a embajadas, su objetivo y composición. Otros se limitan a cons-tatar la condición de legatus de algunos individuos, y excepcionalmente aportan algún dato sobre su misión. También algunos papiros nos muestran cartas imperiales o describen el desarrollo de algunas legationes. Por ejemplo uno de Oxyrinco recoge el informe de una legatio de Alejandría a Augusto en el 12-13 d.C., con las intervenciones del emperador y los embajadores9. Otro papiro contiene una epistula de Claudio a los alejandrinos del 41 d.C.10

  • 11 Tab. Her., 148-151, 153-154.
  • 12 Cic., In Verr., II-2, 161-162.
  • 13 Tab. Siar., IIb, 24-26.

5Este artículo se centra en la regulación jurídica de las legationes en los estatutos locales de Hispania, contrastando sus contenidos con la información del Digesto sobre los legati, y con algunos datos epigráficos procedentes de las provincias occidentales del imperio. Pero conviene empezar exponiendo brevemente qué razones podían tener las ciudades para enviar legationes. En primer lugar estaban las relaciones con la capital del imperio. La mayor parte de las referencias literarias y epigráficas corresponden a delegaciones enviadas a Roma. A veces acudían para llevar documentos oficiales o para recibirlos. En época cesariana la Tabula Heracleensis alude a las legationes enviadas por las comunidades de Italia para llevar las tabulae censuales11. A su vez Cicerón recuerda las que mandaron algunas ciudades de Sicilia para denunciar al funesto gobernador Verres12. Ya en época imperial, reinando Tiberio, el senatusconsultum del 19 d.C. sobre las honras fúnebres a Germánico, contenido en la Tabula Siarensis, señala que los magistrados y legati de las colonias y municipios de Italia, y de las colonias de provincias, debían llevar copias de tal decreto a sus comunidades13.

  • 14 Jos., AJ, XVIII, 6, 5 (170-1); Plin., Paneg., 79, 6-7; Dio Cas., 52, 30, 9; 55, 33, 5; 56, 25, 7. V (...)

6Pero el principal destino de las legationes municipales fue el emperador, tanto si estaba en Roma como en provincias. Para las comunidades era un asunto muy importante, pues las legationes constituían el principal canal de conexión con el poder imperial. Pero no tenemos clara idea sobre con qué frecuencia se despachaban tales delegaciones. Referencias en Flavio Josefo, Plinio el Joven y Dión Casio sugieren que algunas ciudades lo hacían habitualmente, lo que confirman algunas fuentes epigráficas para la parte oriental del imperio14. Los estatutos de Urso e Irni no contienen ninguna información sobre motivos y frecuencia de las legationes. Pero al dedicar atención especial al tema confirman la importancia que tenían para la política estatal y para los intereses municipales.

  • 15 CIL, XI, 1420, 33-37.

7Una oportunidad para mandar una amplia delegación era el acceso al trono de un nuevo emperador, a fin de felicitarle y expresarle la fidelidad de la ciudad. Otras veces se enviaban legati para cumplimentarle en su dies natalis, llevarle decretos honoríficos o expresarle condolencias. Así el senado de la colonia de Pisa decretó el envío de legati ex nostro ordine a Roma, para solicitar a Augusto su aprobación a las honras fúnebres decretadas en honor de Lucio y Gayo Césares15.

  • 16 CIL, VIII, 22737 = ILS, 6780.

8A menudo tales objetivos se combinaban con la petición de nuevos beneficios o la confirmación de privilegios ya reconocidos. Asunto importante para una comunidad peregrina podía ser obtener el estatuto municipal. Un epígrafe de Gigthis alude, precisamente, a un notable local que fue dos veces a Roma desempeñando lo que se llama legatio urbica, para solicitar la categoría de municipium dotado de Latium Maius para su ciudad16. Ello sugiere que este tipo de gestiones, que en la Hispania flavia debieron ser frecuentes al difundirse la municipalización, no siempre surgían de una espontánea generosidad imperial, sino que debían efectuarse mediante costosas embajadas.

  • 17 CIL, II2/5, 871 = ILS, 6092.
  • 18 Cfr. Dión de Prusa, Or., XXXV, 15-17; XLV, 7-9; XLIV, 11. También Plin., Ep., X, 39 y 112.

9Las ciudades también enviaban legationes para obtener la autorización imperial para proyectos o decisiones municipales. Por ejemplo incrementar los vectigalia locales y trasladar el emplazamiento urbano, asunto del que trata una epistula de Vespasiano a la ciudad bética de Sabora (77 d.C.)17. Dión de Prusa, en su embajada ante Trajano, consiguió para su ciudad el aumento de los miembros del senado local y ser sede del tribunal del gobernador18.

  • 19 Tac., Ann., I, 79.

10Otras veces las legationes buscaban obtener la mediación imperial para resolver conflictos internos, elevar reclamaciones u obtener apoyo ante decisiones oficiales que les afectaban negativamente. Tan delicados asuntos podían transformar las audiencias ante el emperador en auténticos procesos, como el que narra Filón en su legatio ad Gaium. A su vez el historiador Tácito recuerda varios casos de embajadas municipales. Por él sabemos que en el 15 d.C. varias ciudades de Italia se movilizaron contra un « proyecto hidrológico » promovido en Roma para regular el cauce del Tíber y prevenir sus inundaciones19.

  • 20 Tac., Ann., IV, 43, 4-5.
  • 21 Tac., Ann., XIII, 48.
  • 22 Tac., Ann., XIV, 18.

11Unos años después Tiberio recibió a legationes de Segesta, que solicitaba la restauración del templo de Venus en el Monte Érice, y de Massalia, que reclamaba unos bienes que le habían sido legados20. En el 58 fue el Senado quien recibió sendas legationes de Puteoli enviadas por el ordo y la plebs. La legatio decurional se quejaba de la violencia popular, la legación plebeya denunciaba la avaricia de los magistrados y notables locales21. Otra delicada cuestión eran las disputas territoriales entre comunidades. Cuando surgían se enviaban legationes exponiendo las quejas y aportando los documentos justificativos. Tácito recuerda la que Cirene envió a Roma en el 59 para demandar ciertas tierras usurpadas, a lo que Nerón accedió22.

  • 23 Cfr. F. Millar, The emperor... cit., p. 375 s.
  • 24 CIL, II2/5, 871: Si qua nova adicere voltis de his proco(n)s(ulem) adire debebitis. AE, 1962, 288: (...)
  • 25 AE, 1931, 38.

12Una institución del poder central más cercana, que podía atender las legationes municipales, eran los gobernadores provinciales. En ello insistieron algunos emperadores, para evitar una excesiva afluencia de embajadas a Roma, que recargaban la agenda imperial, y de paso ahorrar gastos a las ciudades23. La citada epistula de Vespasiano a Sabora, así como otra de Tito a Munigua (79 d.C.), también en la Bética, remiten a decisiones de los gobernadores como instancias totalmente válidas, que podían resolver muchos asuntos sin necesidad de enviar delegaciones al emperador24. También la autorización del gobernador para que una ciudad enviara una legatio a Roma es citada en algunos documentos. Fue solicitada en el 144 d.C. por los decuriones de Sala (Mauritania) quienes, habiendo concedido por decreto honores a Sulpicius Felix, un praefectus alae, deseaban exponer sus méritos ante el propio emperador25. También tenemos diversos testimonios epigráficos de legationes enviadas por las ciudades, para llevar a sus patroni y hospites los correspondientes decretos de nombramiento.

  • 26 Cfr. W. Eck, Diplomacy as part... cit., p. 203-205.

13La evidencia documental sobre legationes enviadas a los gobernadores, en comparación con las recibidas por los emperadores, es escasa en las provincias orientales, y aún más en el oeste del imperio. Pero no debe deducirse de ello que las comunidades utilizaran menos este canal administrativo para resolver asuntos de su interés. Ciertamente las ciudades capitales de conventos jurídicos podían esperar a que el gobernador acudiera a ellas en sus periódicas giras, para someterle entonces las cuestiones que les preocupaban. Pero la mayoría de las comunidades tendrían que enviar embajadas, que debían viajar a la sede conventual más cercana, o a la capital provincial26.

  • 27 Vide por ejemplo Dig., 3, 4, 3, Ulp.; 3, 4, 6, Paul.; 50, 7, 2, 1, Ulp.

14Con relación a la regulación jurídica de las legationes en las leyes municipales de Hispania, el primer hecho a destacar es que las relaciones exteriores de las ciudades, y en concreto la organización y envío de legationes, fueron espacios políticos reservados jurídicamente a las aristocracias municipales. En dos sentidos : los decuriones aprobaban todo lo relativo a las legationes, y sólo ellos podían formar parte de ellas. Tal principio también es confirmado por algunos pasajes del Digesto27.

  • 28 Tab. Her., 142 ss.
  • 29 CIL, XI, 1420, 33-37; 1421, 42-47.
  • 30 CIL, V, 7039 = ILS, 6752.

15A fines de la República la Tabla de Heraclea indica que los magistrados locales debían enviar las tabulae censuales a Roma por medio de los legati que la mayor parte de los decuriones hubieran designado, aunque no se indica que debieran pertenecer necesariamente al ordo28. Por el mismo tiempo el estatuto de Urso se expresa en términos similares. Todo lo concerniente a las legationes públicas debía ser sometido por los magistrados al dictamen de los decuriones (Lex Urs., 92). También los Decreta Pisana mencionan el nombramiento de los legati por el senado de la colonia29. Y un epígrafe de Augusta Taurinorum nos presenta al ordo local decidiendo por decreto tanto la concesión del patrocinium coloniae, como el nombramiento de los correspondientes legati30.

  • 31 CIL, II2/5, 871: ...salutem dicit IIIIviris et decurionibus Saborensium...; ...decretum vestrum acc (...)

16Ese papel director de los decuriones en el tema de las embajadas lo vemos en otro detalle, son los destinatarios, junto a los magistrados, de algunas epistulae imperiales que nos han llegado, en respuesta a asuntos municipales expuestos ante el emperador por medio de una legatio. Así lo vemos en la carta que Vespasiano dirigió a Sabora, que hace referencia al decreto decurional que llevaron a Roma los legati enviados por la ciudad, en el que constarían las peticiones que el gobierno local hacía al emperador31.

17Si a los decuriones correspondía tomar decisiones sobre el envío de legationes públicas, la propuesta de mandar una legatio debía partir de los duunviros, como indica la ley de Urso (Lex Urs., 92). También en los municipios flavios, cuando había que enviar legati, los duunviros debían someter tal asunto al dictamen decurional (Lex Irn., 45).

  • 32 Lex Irn., 45: ...quod legatos, quosque, quamque in re<m> mittendos decuriones conscriptive censueri (...)
  • 33 Lex Irn., 47: De eo qui non ex decreto decurionum legatione functus erit.
  • 34 CIL, VI, 1492 = R.K. Sherk, The municipal decrees of the Roman West, Buffalo, 1970, p. 23, n. 9.

18El estatuto de Urso nada indica sobre el procedimiento concreto para designar los miembros de una legatio. El reglamento de Irni es más explícito, indicando que correspondía a los decuriones decidir cuántos legati se iban a enviar, quiénes iban a ejercer como tales, según el procedimiento de designación previsto en el mismo, y qué asuntos concretos se les encomendaba32. Tanto el motivo de la legatio como ciertos detalles, por ejemplo los nombres de los legati, debían constar en el preceptivo decreto decurional al que alude la ley de Urso. Y a tal decreto, como señala el reglamento de Irni, debía ajustarse la gestión efectuada por los legati33. Dicho decreto decurional les serviría como acreditación. Uno de los Decreta Pisana alude al libellus que los embajadores enviados a Augusto debían entregarle, con el contenido de las decisiones que el ordo de la colonia había adoptado. La designación de los legati por el ordo se indica en el extracto de un decreto decurional de Ferentinum del 101 d.C. sobre el nombramiento de un patrono34.

  • 35 Men. Ret., 423. Cfr. Liban., Ep., CXIV, 5.
  • 36 Dig., 50, 4, 1, 3, Hermog.; 50, 4, 18, 1, y especialmente Dig., 50, 4, 18, 12, Arch.Char.

19Se suponía que debía ser un honor actuar como legatus en representación e interés de toda la comunidad, rei communis municipum municipi causa, como dice la ley de Irni (Lex Irn., 45). En palabras de Menandro Rétor « la voz del embajador lo es de toda la ciudad »35. Pero en realidad la legatio era una carga personal de carácter público (munera civilia o publica) que exigía, como indica el Digesto, esfuerzo físico (labor corporis), disposición intelectual (sollicitudo animi) y diligencia (vigilantia)36. Cumplir tal munus podía suponer incomodidades y riesgos en viajes a veces largos, y además gastos. Por ello algunas legationes fueron asumidas como actos evergéticos aunque la ciudad, como vemos en Irni, pudiera pagar viáticos a sus legati.

  • 37 Cfr. W. Eck, Diplomacy as part... cit., p. 200 s.

20El tamaño de las legationes y el sistema empleado para designar sus miembros eran factores que podían influir en la frecuencia con que los decuriones debían participar en tales misiones. Como era una carga, es de suponer que muchos trataran de evitarla buscando justificaciones. De ahí que el compromiso de asumir tal munus debiera regularse jurídicamente, a fin de repartirlo equitativamente entre quienes podían ser nombrados. Y también que se definieran las causas de exención. La ley de Urso nada indica sobre tales cuestiones. Pero, a fin de cuentas, la legatio era una carga a menudo molesta. Y la experiencia acumulada de los problemas, quejas, incluso tensiones dentro del ordo decurionum, al tener que asumirse sin principios equitativos para su asignación, pudo determinar que en los reglamentos municipales flavios de Hispania dicha cuestión se regulara con más precisión, lo que además sugiere que el nombramiento de legati era un hecho relativamente frecuente, y exigía unos criterios establecidos jurídicamente para evitar injusticias37.

  • 38 Cfr. F. Millar, The emperor... cit., p. 410 s. y 420 s.

21Es posible que en Urso, una vez decidido el envío de una legación, el ordo solicitara voluntarios para asumir tal responsabilidad, antes de tener que designar forzosamente a algunas personas según criterios que desconocemos. Conviene tener en cuenta que, pese a las incomodidades, formar parte de una legatio podía resultar interesante para algunos notables, si ello les daba oportunidad para potenciar su imagen pública y mejorar sus relaciones políticas. Por ejemplo, una embajada enviada a Roma para cumplimentar a un nuevo emperador, ocasión aprovechada para solicitar beneficios o confirmación de privilegios38. Para tales legationes quizás hubiera voluntarios. Haber formado parte de esa clase de misiones es citado en ciertas inscripciones como algo especial.

  • 39 Dig., 50, 7, 5 (4), 5.

22Lo mismo pudo suceder en ciudades, como Irni, cuyo estatuto incluía un sistema para que los decuriones fueran asumiendo el munus legationis de forma obligatoria aunque rotativa (Lex Irn., 44). Pero si había que mandar una comisión para defender ante el emperador u otra instancia política algún asunto muy importante, podía suceder que los decuriones a quienes tocara ejercer por turno la legatio no fueran los más cualificados. De hecho la rotación no era el único sistema para repartir la carga de la legatio. En época severiana el jurista Marciano recuerda otro criterio, que los decuriones fueran asumiendo tal munus por orden de antigüedad en el ordo39.

23Pero también indica otro procedimiento, si la importancia del asunto a tratar exigía que la legación estuviera formada por los principales líderes de la ciudad. En tal situación no debía respetarse el turno rotativo, si correspondía ir por obligación a gente menos importante. Por ello a veces los magistrados municipales o decuriones especialmente capacitados por su elocuencia pudieron ser nombrados legati, aunque no les correspondiera hacerlo. Otra posibilidad, ampliamente documentada en el este del imperio, era que las ciudades contrataran los servicios de oradores y sofistas reconocidos para defender sus intereses.

  • 40 Dig., 50, 5, 1 pr.

24El munus legationis podía ser una pesada servidumbre, que muchos decuriones tratarían de evitar. La ley de Urso nada indica sobre posibles exenciones e inhabilitaciones. Tal vacío legal pudo provocar problemas cuando el ordo decidía enviar una legatio y debía designar entre sus miembros a quienes debían componerla. En los reglamentos municipales flavios esa cuestión sí fue aclarada (Lex Irn., 45). Los decuriones a los que correspondiera por turno asumir el munus legationis, podían evitar tal responsabilidad alegando algunas causas de exención concretadas en el estatuto, y sobre cuya oportunidad debían juzgar los propios decuriones, posiblemente en la misma sesión en que se aprobaba enviar una legación y se designaba a quienes debían formarla. Porque, como señalaba irónicamente el jurista Ulpiano40, si se creyera siempre a quienes se excusan, o se permitiera siempre excusarse a quien quisiera, no habría personas dispuestas a aceptar los servicios públicos imprescindibles, así las legationes.

  • 41 Dig., 50, 4, 3, 6 y 12; 50, 5, 2, 1; 50, 6, 4 (3). Con sesenta y cinco años y tres hijos vivos no s (...)

25Dos causas de exención son reguladas en la ley de Irni, y debían ser alegadas bajo juramento. Al no usarse documentos oficiales que las acreditaran, podía haber fraudes. Una era ser mayor de sesenta años, el mismo límite de edad para ser obligado a la munitio, según las leyes de Urso e Irni, lo que implicaba trabajos físicos (Lex Urs., 98 ; Lex Irn., 83). Pero ese límite de sesenta años para ejercer el munus legationis, que establecen los reglamentos flavios, no debía observarse en todas partes. En época severiana Ulpiano indica que sólo estaban dispensados de las cargas municipales quienes tenían setenta años cumplidos41. Aunque sería importante que los legati no fueran hombres de edad avanzada, por las molestias y riesgos de los viajes.

  • 42 Filost., Vit. Soph., I, 539, 543.
  • 43 Dig., 50, 4, 18, 11; 50, 5, 2, 6, Ulp.

26La otra causa de exención que observa la ley de Irni era sufrir alguna enfermedad (morbus) grave que impidiera efectuar la legatio. Eso mismo incapacitaba también para ser nombrado iudex (Lex Irn., 86). Viajar estando enfermo era grave riesgo, pero algunos lo hicieron. Como el rétor Antonio Polemón que, padeciendo artrosis, aceptó ser embajador de Esmirna ante Antonino Pío, y murió en el viaje42. Algunos pasajes del Digesto aluden a dispensas de ciertos munera por invalidez, incapacidad corporal o enfermedad43.

  • 44 Cfr. Lex Irn., 67-71, sobre la rendición de cuentas de quienes gestionaban fondos de la pecunia com (...)

27La ley de Urso tampoco establece causas de inhabilitación para ser legatus, tema que sí regula la ley de Irni (Lex Irn., 45). No podía ser nombrado ningún decurión incluído en ciertas categorías : ser magistrado en ese momento, o al año siguiente (designatus) ; o quien, habiendo administrado sumas de la pecunia publica, no hubiera informado de su gestión, sus cuentas no hubieran sido aprobadas, o retuviera dinero público. Se trataba de evitar que los decuriones a quienes correspondía asumir el munus legationis, y que se encontraban en alguna de las situaciones indicadas, aprovecharan la oportunidad para eludir tales obligaciones44.

  • 45 Procedimiento similar al utilizado para designar los miembros de las tres decurias del album iudicu (...)

28La ley de Urso no establece ningún procedimiento para dividir equitativamente la carga de la legatio entre los decuriones. Pero la de Irni sí observa un sistema de distribución de los decuriones menores de sesenta años en tres decuriae, organizadas periódicamente por los duunviros (Lex Irn., 44). Ese reparto debía efectuarse de la forma más equilibrada posible (quam maxime aequaliter). Pero el estatuto no aclara en qué criterios se basaba tal asignación, si era por simple sorteo, por censo económico45, o según la antigüedad en la corporación decurional, como pensaba el jurista Marciano.

  • 46 CIL, XI, 1421, 42 ss.
  • 47 CIL, X, 8038.

29Tras organizar las citadas tres decurias, los duunviros debían establecer por sorteo la secuencia según la cual cada una debía desempeñar el munus legationis, y luego en qué orden dentro de su decuria los decuriones disponibles quedaban obligados a actuar sucesivamente como legati. Una vez que hubieran rotado todos, se efectuaba una nueva distributio decuriarum (Lex Irn., 44). Aunque ya hemos visto que quizás, cuando había que designar embajadores para misiones especialmente importantes, podía evitarse tal sistema, a fin de nombrar a las personas que el ordo decurionum estimara más adecuadas por su dignidad o cualidades. Así pudo ser cuando, según uno de los Decreta Pisana, los decuriones decidieron enviar a un flamen augustal y pontifex, junto a los legati designados para ir a Roma y comunicar a Augusto el protocolo funerario que habían aprobado en honor de Gayo César46. Dicho individuo actuó como portavoz de la delegación. También los Vanacini (Cerdeña) enviaron en el 72 a Vespasiano dos sacerdotes Augusti como legati47.

30Los estatutos locales de Hispania también tenían previstos los casos de suplencia, si los decuriones nombrados por el ordo para ejercer la legatio no podían realizarla. En Urso si la persona elegida para desempeñar una legatio (qui lectus erit) no quería o podía aceptar dicha responsabilidad, debía proponer un sustituto (vicarius) de entre los mismos decuriones (ex ordine). No hacerlo así se penalizaba con diez mil sestercios de multa, ya que era un munus obligatorio (Lex Urs., 92). Pero el estatuto colonial no indica en qué circunstancias concretas se admitía la renuncia y el nombramiento de un suplente.

31A su vez en Irni, si un decurión a quien correspondiera por turno asumir la legatio no podía efectuarla, debía proponer en su lugar un sustituto (pro se vicarium), que debía ser aprobado por el ordo, siempre que no se tratara de alguien a quien correspondiera por turno formar parte de la misma legatio (Lex Irn., 45). Allí incumplir tal obligación se castigaba con dos mil sestercios de multa. Tanto la ley de Urso como la de Irni coinciden en que dicho sustituto debía ser también miembro del ordo decurionum. Se trataba de evitar que personas que no eran decuriones, sin experiencia política, nivel cultural o aptitudes, formaran parte de las legationes.

  • 48 Dig., 50, 7, 5, 4.
  • 49 Dig., 50, 7, 8.
  • 50 Dig., 50, 7, 1, Ulp.

32Pero posteriormente el sistema de suplencias parece haber cambiado, quizás por las dificultades que a menudo había para encontrar sustitutos. El jurista Marciano, en época severiana, indica que los legati sólo podían nombrar sustitutos entre sus propios hijos48. Y Papiniano, refiriéndose a los padres decuriones que, obligados a asumir el munus legationis, delegaban en sus hijos, indica que éstos debían también cumplir la legatio cuando les tocara por turno49. Esta observación sugiere que en su época, al menos en algunas ciudades, se mantenía un sistema rotativo para nombrar legati similar al que conocemos en Irni. Evidentemente las multas, tanto por no realizar la legatio como por no nombrar un sustituto, indican que a muchos notables no les agradaba tal carga, y trataban de evitarla. De hecho el Digesto alude a quienes, habiendo sido nombrados legati, abandonaban posteriormente su misión50.

  • 51 Cic., Ad Fam., III, 10, 6.

33Cuando había que enviar una embajada, antes de designar a los legati, los decuriones debían decidir el número de componentes. Hasta época flavia las ciudades parecen haber tenido libertad en esta cuestión, la ley de Urso nada dice al respecto. Sin duda enviar varios legati suponía una carga mayor para el tesoro municipal. Por ello a fines de la República una lex Cornelia que menciona Cicerón51, habría limitado la cantidad de dinero que una ciudad podía gastar en mandar delegaciones a Roma, a fin de mostrar su agradecimiento a los gobernadores salientes.

  • 52 Dig., 50, 7, 5, 6, Marc.
  • 53 Cfr. F. Millar, The emperor... cit., p. 381, n. 43.
  • 54 Ibid., p. 382.

34Pero las legationes eran un procedimiento muy importante para los asuntos municipales, sobre todo las enviadas al emperador. Las ciudades no podían renunciar a ellas. Para economizar gastos la solución era limitar su tamaño. Tal fue la intención de un edicto de Vespasiano, fijando en tres la cifra máxima de miembros de una legatio52. Antes de tal disposición tenemos ejemplos de legationes con cuatro o cinco componentes, incluso seis u ocho53. Pero desde Vespasiano las embajadas de uno o dos individuos llegaron a ser más usuales, quizás respondiendo a la medida imperial54. En la comisión enviada por Sabora a Vespasiano hubo más de un legado, como se deduce del plural legatos dimisi que utiliza la respuesta del príncipe.

  • 55 Plut., Mor., 275 B-C.

35El edicto de Vespasiano buscaba ahorrar gastos a las ciudades, pero también al tesoro estatal, a cuyo cargo había corrido el mantenimiento de los legati en Roma. Plutarco, en un pasaje de sus Moralia55, recuerda que en épocas pasadas los prefectos del aerarium se habían ocupado de atender a los embajadores que llegaban a la Urbs, cuidar de los que enfermaban y pagar los costes del funeral de quienes allí morían. Pero añade que en su tiempo se habían eliminado tales gastos por la gran afluencia de embajadores.

  • 56 Cfr. W. Williams, Antoninus Pius and the control of provincial embassies, en Historia, XVI, 1967, p (...)

36Los gastos de los legati debían, pues, ser costeados por las ciudades. Es lo que aseguraba la ley de Irni, y lo que se encargaron de recordar algunas epistulae imperiales56. Sin embargo el edicto de Vespasiano no parece haber tenido efectos radicales. Ni siquiera se refleja en los nuevos estatutos municipales flavios de Hispania, el de Irni no se hace eco de dicha limitación numérica, admite la posibilidad tanto de enviar un solo legatus como varios (Lex Irn., 45). Los decuriones de Irni, pues, tenían plena libertad para fijar el número de miembros de una delegación. Y de hecho las ciudades en general, como señalan las fuentes, no parecen haber seguido normas regulares en cuanto al número de legati que mandaban cada vez, que ha podido variar.

  • 57 Vide G.A. Souris, The size of the provincial... cit., p. 242-244.
  • 58 G.A. Souris, The size of the provincial... cit., p. 239.

37De hecho tras el edicto de Vespasiano algunas comunidades continuaron enviando misiones con más de tres legati, aunque habitualmente fueron menos, quizás más por dificultades financieras, que por sentirse presionadas por la citada disposición57. Limitar sus legationes a uno o dos miembros podía permitir a algunas ciudades enviarlas con más frecuencia. Un legatus podía ser suficiente para llevar el asunto y defenderlo ante el emperador, aunque un segundo emisario podía acompañarle, por si ocurría algún accidente. En el oeste del imperio, donde tenemos escasa información al respecto, la legatio de dos miembros debió ser la más habitual. Aunque, por lo que sabemos para la parte oriental, no parece haber existido relación entre el tamaño de las delegaciones y la importancia de los asuntos a tratar. Y tampoco entre el número de legati enviados y la categoría de la ciudad58.

  • 59 Vide por ejemplo Dig., 50, 7, 12 (11), 1, Paul.; 50, 7, 13 (12), Scaev.; 50, 7, 16 (15) y 17 (16), (...)

38No conocemos ninguna decisión imperial posterior en sintonía con la medida de Vespasiano. Pero la restrictiva política imperial respecto a las legationes parece haberse mantenido. Por razones económicas, para evitar agobios a las arcas municipales. Como hizo Trajano, aprobando la propuesta de Plinio, gobernador de Bitinia-Ponto, para que Bizancio cesara de enviar sendas embajadas anuales al emperador y al gobernador de Mesia Inferior, con un coste total de quince mil sestercios al año. Y por otras razones. Por ejemplo los inconvenientes que suponía cumplir con el munus legationis. Las fuentes jurídicas insisten en las negativas consecuencias que podía tener para un individuo estar un tiempo ausente de su ciudad, formando parte de una legatio al emperador, pero desatendiendo sus asuntos59. De ahí que muchos notables fueran reacios a asumir tal carga. Lo cual exigió regular jurídicamente las responsabilidades de quienes debían cumplir el munus legationis.

  • 60 Cfr. W. Williams, Antoninus Pius... cit., p. 472-477.
  • 61 Así se desprende del citado decreto de los decuriones de Sala (vide supra n. 25).

39Otra razón para limitar el envío de legationes al emperador era liberarle de trabajo, pues a menudo las ciudades enviaban delegaciones a Roma por motivos poco importantes. Según Williams60, un examen de la forma y contenido de las respuestas imperiales indica que ya bajo Adriano se intentó controlar el envío de legationes innecesarias. Pero no parece que tuviera éxito, pues su sucesor Antonino Pío tuvo que insistir en ello, al parecer con más eficacia, posiblemente dando instrucciones a los gobernadores, y exigiendo que las ciudades sólo le mandaran emisarios para asuntos importantes, y previa aprobación de la máxima autoridad provincial61

  • 62 Vide G.A. Souris, The size of the provincial... cit., p. 236; y especialmente T. Kotula, Legatio su (...)
  • 63 Dig., 50, 7, 3 (2,3).

40Pero si las restrictivas disposiciones sobre frecuencia y tamaño de las legationes no sólo trataban de descargar de trabajo a la autoridad imperial, sino economizar gastos a la pecunia publica de las comunidades, la cuestión era diferente cuando había notables dispuestos a asumir tal responsabilidad y pagar personalmente los gastos del viaje, ahorrándolos al tesoro municipal. Ello pudo influir para que las legationes no se limitaran a veces a los tres miembros del edicto de Vespasiano. Cuando se trataba de mandar misiones para defender asuntos importantes ante el emperador, los notables más ricos podían sentirse comprometidos para asumir una legatio gratuita, es decir a sus expensas. Y los senados locales siempre estarían dispuestos a aceptar tales ofrecimientos. Lo conocemos por inscripciones honoríficas erigidas a tales evergetas, especialmente desde el siglo II d.C.62Y lo confirma en época severiana el jurista Ulpiano, al indicar que quienes desempeñaban una legatio non gratuita debían cobrar una cantidad (legativum) por ello63. Aunque no tenemos mucha información sobre legationes gratuitae, no parecen haber sido una evergesía habitual, quizás por sus costes.

  • 64 Frontón, Ad Amicos, II, 7.
  • 65 Cfr. F. Millar, The emperor... cit., p. 383 y n. 51. Así aparece ya en epistulae de Domiciano y Tra (...)
  • 66 W. Williams, Antoninus Pius... cit., p. 473.

41No obstante algunas ciudades tenían previsto el abono de dietas (viatica) a sus emisarios, si asumían una legatio non gratuita. Dicha cuestión no aparece en la ley de Urso, pero sí está brevemente regulada en el estatuto de Irni (Lex Irn., 46, 79). Allí los decuriones debían fijar qué cantidades de la pecunia communis, en concepto de viático diario (nomine diariorum), debían entregar los duunviros a cada uno de los legati. Algún tiempo después el orador Frontón indica que la colonia de Concordia pagaba a sus representantes el viaticum publicum que decretaban los decuriones64. De hecho algunas epistulae imperiales a ciudades del este, donde el tema está mejor documentado, terminan dando los nombres de los legati, y añaden una cláusula, « a quienes el viático debe darse, a menos que hayan prometido ir a sus expensas »65. Ulpiano utiliza para indicarlo la expresión legativum ex forma restituatur. Esa forma a la que alude el jurista podría ser, según Williams66, la citada cláusula adicional empleada habitualmente en las cartas imperiales, donde se confirmaba la obligación que tenían los gobiernos municipales de compensar económicamente a sus legati.

  • 67 Cfr. F. Lamberti, «Tabulae Irnitanae». Municipalitá e «ius romanorum», Nápoles, 1993, p. 133.
  • 68 A ese informe de los legati ante el senado municipal se alude en Lex Irn., 47: ...quove tardius per (...)
  • 69 Dig., 50, 7, 11 (10), 1.

42En Irni la ley municipal daba plena libertad a los decuriones para determinar en cada caso el importe del viaticum, sin ajustarse a ninguna tarifa oficial. Pero no aclara qué criterios se seguían para fijar las dietas. Su importe dependería lógicamente del tipo de viaje, duración y lugar de destino de los legati. No sería lo mismo acudir a la capital provincial, que desplazarse hasta Roma. Pero los decuriones, que actuaban como legati, y también aprobaban los viáticos, se los fijarían al nivel adecuado67. Tampoco se indica si el viaticum se entregaba a la ida, lo que exigiría hacer previsiones sobre duración del viaje y costes, o a la vuelta, después de que los legati hubieran pagado los gastos con su dinero. Pero la citada claúsula adicional de algunas epistulae imperiales, recordando a las ciudades que debían gratificar económicamente a sus legati, podría sugerir que el abono de las dietas se hacía « a posteriori », quizás tras rendir cuentas ante el ordo decurionum68. Aunque este uso no tuvo por qué ser general. Quizás algunas ciudades adelantaban a sus embajadores algunas cantidades de dinero « a justificar ». El jurista Paulo indica que si alguien moría desempeñando una legatio, antes de volver a la ciudad que le enviaba, no había que restituir lo que se le había dado para gastos antes del viaje69.

  • 70 Plin., Ep., X, 43-44.

43Tampoco tenemos mucha información sobre el coste concreto de las legationes. Pero algunas podían ser muy caras. Recordemos los quince mil sestercios que Bizancio gastaba anualmente en enviar un legado a Roma para honrar al emperador, y otro a Tomis, capital de Mesia Inferior, para cumplimentar al gobernador, que Plinio el Joven estimaba un gasto excesivo70. Para una pequeña comunidad como Sabora quizás supuso un esfuerzo económico enviar a Roma al menos dos legati, para solicitar a Vespasiano una subida de los vectigalia municipales, luego su erario debía tener dificultades. Pero, aunque el asunto pudo haber sido notificado al emperador mediante una carta, se consideró que convenía exponérselo directamente. Y se envió una misión a la Urbs.

44Dadas las condiciones de viaje de entonces, y los largos desplazamientos hasta Roma u otros lugares, asumir el munus legationis, incluso de forma forzosa, sería un servicio a la ciudad muy estimado. Y más aún si un notable ejercía la legatio varias veces, e incluso pagaba los costes de su bolsillo, casos especiales constatados epigráficamente. Pero en general el munus legationis no sería un compromiso agradable, pues obligaba a los decuriones a alejarse de su patria, afrontando incomodidades e incluso riesgos, y desatendiendo temporalmente sus propios asuntos.

  • 71 CIL, VI, 1803; CIL, VIII, 22737 (=ILS, 6780); ILAfr., 21, 478.
  • 72 CIL, XII, 1750 (= ILS, 7026).
  • 73 CIL, III, 5031 (= ILS, 7115).
  • 74 CIL, III, 1562 (= ILS, 3896).

45Por ejemplo tenemos inscripciones de legati que debieron viajar, incluso más de una vez, hasta la Urbs desde ciudades norteafricanas, como Gightis, Thuburnica o Thamugadi, algunos murieron durante su misión, uno en Ostia en el viaje de retorno71. Conocemos otro caso, un decurión de Lugdunum que falleció en Roma mientras desempeñaba su embajada72. Lo mismo le ocurrió a un joven decurión de Virunum (Noricum), cuando estaba en la Urbs ejerciendo una legatio73. Un epígrafe de Ad Mediam nos aporta los nombres de cinco legati que desde aquella apartada localidad de la Dacia fueron a Roma74. Todos tuvieron que hacer largos viajes para cumplir su misión. Como los legati enviados por Sabora a Vespasiano.

  • 75 Sobre el cursus publicus y sus medios de transporte: L. Di Paola, Viaggi, trasporti e istituzioni. (...)

46Apenas tenemos información sobre los medios de transporte y rutas utilizados por algunos legati que tenemos documentados. Es posible que, previo permiso oficial y con las adecuadas acreditaciones, los legati municipales pudieran utilizar en ocasiones los servicios del cursus publicus, como podían hacer las embajadas del estado, aunque no lo tenemos documentado75. Pero, fuera por tierra o por mar, viajar tenía entonces grandes riesgos.

47Por ello volver sano y salvo de una misión desempeñada lejos de la patria, bien merecía un agradecimiento a las potencias divinas. Fue lo que hicieron los citados cinco legati que viajaron desde Ad Mediam hasta Roma, los cuales, incolumes reversi, y habiendo hecho un voto antes de partir (ex voto), lo cumplieron dedicando un epígrafe dis et numinib(us) aquarum.

  • 76 F. Millar, The emperor... cit., p. 382.
  • 77 Cfr. Dig., 4, 6, 8, Paul.; 5, 1, 8, Gai.; 5, 1, 24, 2, Paul., y 25, Iul.; 26, 5, 21, 3, Mod.; 50, 7 (...)

48Otros riesgos afectaban a los asuntos personales de los legati. El alejamiento temporal de su ciudad les impedía atender los negocios, las responsabilidades familiares, etc. Las fuentes jurídicas aluden con frecuencia a las negativas consecuencias de una larga ausencia formando parte de una legatio al emperador. Lo que indica, como señala Millar76, que debía ser una situación habitual, que exigía normas legales que regularan las obligaciones y responsabilidades de quienes servían como legati mientras estaban ausentes, pero que también evitaran atentados contra sus intereses. Hay una amplia casuística recogida en el Digesto. Por ejemplo, mientras ejercía una legatio una persona no podía ser nombrada tutor o curator. Tampoco podían ser emprendidas acciones legales contra ella, salvo especiales circunstancias77.

  • 78 Dig., 50, 7, 2, 1-2, Ulp.

49Según la ley de Irni los legati, una vez designados y recibidas las instrucciones, debían acometer tal responsabilidad sin demora. Pero el Digesto observa la posibilidad de no poder cumplirla por causa de fuerza mayor. El legatus debía justificar ante los decuriones cualquier retraso en su gestión, y probar que no había abandonado su misión una vez emprendida78. Las cartas imperiales que una embajada traía de vuelta, y el propio informe sobre su gestión que los legati debían exponer ante los decuriones, como indica la ley de Irni, podían servir como justificantes.

  • 79 Sobre el tema M. Coudry, Contrôle et traitement... cit.
  • 80 La existencia de esos documentos probatorios se infiere de una cita del jurista Escévola, que alude (...)
  • 81 Cfr. W. Williams, Antoninus Pius... cit., p. 472 ss.

50Apenas tenemos información sobre cómo actuaban los legati municipales una vez en sudestino, por ejemplo cuando acudían a Roma. Sabemos que desde época republicana el tratamiento de las embajadas de estados y comunidades que acudían a la Urbs estuvo regulado por normas precisas79. Antes de ser recibidas por el Senado el primer paso era presentarse e identificarse ante los principales magistrados, exponiéndoles el motivo de su llegada. Ello requería que los embajadores llevaran documentos que demostraran su condición, emitidos por quien les enviaba. Este uso se aplicó igualmente a las legationes municipales, cuyos miembros irían provistos de algún libellus emitido por el senado de su ciudad, seguramente una copia del decreto decurional donde constaba el motivo de la embajada, la relación de sus componentes y la fecha en que fueron designados80. En la zona oriental del imperio un amplio número de respuestas a demandas elevadas al emperador terminan, bien con la indicación de que el mensaje fue enviado a Roma por el gobernador provincial, o incluyen la relación de embajadores que lo trajeron en persona ante la autoridad imperial81.

  • 82 Cic., ad Fam., XIII, 12.
  • 83 Vide al respecto M. Bonjour, Terra natale. Études sur une composante affective du patriotisme romai (...)

51Algunas ciudades podían esperar que sus notables fueran acogidos por miembros de los ordines de Roma, en función de los vínculos de hospitalidad y clientela que pudieran existir entre ellos a nivel público o privado. Cicerón alude alguna vez a las legationes de su localidad natal, el municipio de Arpinum, y cómo podían llevar cartas de recomendación82. Quienes acudían a Roma siempre podían esperar ser recibidos por compatriotas allí residentes y beneficiarse de sus buenos oficios, pues los lazos de patriotismo local o regional se valoraban83. En especial la ayuda en Roma de los patronos municipales sería valiosa para agilizar los trámites de recepción de las embajadas o presentarlas ante el emperador.

  • 84 Tampoco debían aprovecharse las legationes para gestionar asuntos propios o ajenos, como señala Plu (...)
  • 85 La obligación que tenían de respetar y cumplir tales decretos se indica expresamente en Lex Urs., 1 (...)
  • 86 Men. Ret., 424.

52Una cuestión importante, y en ella insisten las fuentes, era que el legatus tenía que limitarse a cumplir las órdenes y objetivos oficiales señalados por el ordo decurionum. Sólo era un representante de dicha corporación, y en última instancia de su comunidad. Por ello la ley de Irni dedica a este tema un apartado específico (Lex Irn., 47). Quien hubiera sido enviado como legatus quedaba sometido a las siguientes obligaciones : no hacer ni decir nada que fuera en contra de las instrucciones dadas por los decuriones, ni permitir que con dolo malo se hiciera algo contra sus mandata84. La fuerza imperativa de tales mandata procedía del decreto aprobado por los decuriones85. Menandro Rétor alude al decreto de la ciudad sobre el motivo de la legatio, que el embajador debía leer ante el emperador, además de su discurso86. A sus contenidos los legati debían ajustar su gestión. En Irni el legatus que actuara a conciencia contra los mandata decurionum debía pagar una multa, según los decuriones evaluaran la gravedad de su delito, pues en este caso la ley no especifica ninguna cantidad.

  • 87 Plut., Mor., 602 C; 805 A-B.
  • 88 PSI, 1160 (APM I, CPJ, II, 150). Vide F. Kayser, Les ambassades... cit., p. 465.

53Buena parte del éxito de una legatio radicaba en saber definir bien sus objetivos y defenderlos adecuadamente ante el emperador. Por tanto la personalidad de sus integrantes era asunto importante, que fueran individuos capaces de « mantener el tipo » en la audiencia imperial. Plutarco señala la responsabilidad que suponía ser legatus de una ciudad, y la necesidad de encontrar para ello personas enérgicas, audaces e inteligentes87. Un papiro que recoge una embajada de Alejandría a Augusto hacia el 20-19 a.C., para solicitar la restauración de la Boulé, indica que los legati debían ser escogidos entre hombres dignos y cualificados para tal misión88.

54Especialmente importante era que tuvieran cualidades oratorias, lo que formaba parte del modelo educativo de las élites, y conocieran las normas de protocolo. Por ello algunas ciudades de la parte oriental del imperio prefirieron encomendar sus asuntos a intelectuales bien dotados para la retórica, caso de Dión de Prusa o el judío Filón de Alejandría, que tuvo enfrente al polígrafo helenista Apión. Evidentemente ajustar la designación de los legati al sistema de rotación de decurias, como en Irni, no garantizaba disponer para cada embajada de las personas más preparadas. Pero no tenemos noticias de legationes municipales en las provincias occidentales, para las que se contrataran los servicios de oradores acreditados que no fueran decuriones.

  • 89 Cfr. F. Kayser, Les ambassades... cit., p. 460 s.

55La responsabilidad de los legati ante su ciudad, y en concreto ante el ordo decurionum que los enviaba, no terminaba hasta que, de regreso a su patria, cumplían con ciertas obligaciones. Ante todo debían presentar sin demora un informe ante dicha corporación sobre los resultados de su gestión. Ello se indica en la ley de Irni con la expresión legationem renuntiare. La citada carta de Claudio a los alejandrinos sugiere que en época imperial era costumbre redactar informes sobre las embajadas, haciendo constar las intervenciones del emperador y los legati, y que se hacían copias de ellos89. Las leyes de Urso e Irni sugieren tal uso.

56¿Qué esperaban las ciudades de los legati que enviaban ante el emperador u otras instancias oficiales ? Lógicamente que tuvieran éxito en su cometido, defendiendo los intereses municipales ante todas las dificultades. En tal caso el notable podía ser objeto de reconocimientos públicos, máxime si además había asumido la legatio de forma gratuita, liberando de cargas a la pecunia publica. Frontón, defendiendo al citado decurión de Concordia, se preguntaba si la ciudad había hecho constar en las actas oficiales (in commentariis publicis) la legatio que había llevado a efecto a expensas propias (gratis suscepta) sobre un asunto que denomina res frumentaria. Ello confirma que los senados municipales podían hacer constar en las acta publica los servicios realizados por algunos notables actuando como legati.

  • 90 ILAfr., 21.
  • 91 CIL, VIII, 11032: ob [le]gat[io]n[e] [magna cum in]dustri[a], o [multas in]dustri[e] ges[tas...].
  • 92 Dig., 50, 5, 12, pr., y 50, 7, 9 (8), 1, Paul. También Cod. Iust., 65, 3.

57Citaré sólo dos ejemplos epigráficos. El ordo decurionum y el populus de la ciudad norteafricana de Gightis honraron a un tal M.Iulius Puteolanus por sus muchos méritos, entre ellos porque legationem urbicam... gravi[ter susceptam s]ustinuit ac feliciter administravit90. Otro notable local fue también distinguido públicamente por haber desempeñado su legatio con magna industria91. Pero diversos pasajes del Digesto indican que, además de tales reconocimientos oficiales, quienes habían ejercido una legatio podían disfrutar luego de ciertos privilegios e inmunidades92.

  • 93 CIL, II2/7, 100 (= ILS, 6908).

58La legatio no era un cargo del cursus honorum municipal, sólo se nombraban embajadores para asuntos puntuales, cuando era necesario. Tal munus no suponía incremento de la dignitas personal, por lo que no solía indicarse en las inscripciones. De hecho en el oeste del imperio tenemos pocos epígrafes de legati. Y varios hacen constar que tales individuos actuaron como emisarios de su ciudad en circunstancias especiales : asumieron varias legationes, su legatio fue gratuita, se ejerció para un asunto importante, como obtener el Latium maius para su comunidad. Incluso un notable de Obulco, en la Bética, es citado excepcionalmente como legatus perpetuus93. Pero ejercer como legatus les dio oportunidad para destacar ante los demás decuriones y ante la ciudadanía, demostrando su alto espíritu cívico al prestar un encomiable servicio a su patria. Así lo destacaron, entre otros, intelectuales como Frontón, Plutarco y Filóstrato.

Haut de page

Notes

1 Vide M. Bonnefond-Coudry, Le Sénat de la république romaine de la guerre d’Hannibal à Auguste: pratiques délibératives et prise de décision, Roma, 1989 (Bibliothèque des Écoles françaises d’Athènes et de Rome, 273), p. 285-320 y 333-347; F. Millar, The emperor in the Roman World, Ithaca (N.Y.), 1977, p. 375-385; R. J. A. Talbert, The Senate of Imperial Rome, Princeton, 1984, p. 408-425; M. Coudry, Contrôle et traitement des ambassadeurs étrangers sous la République romaine, en C. Moatti (ed.), La mobilité des personnes en Méditerranée de l’Antiquité à l’époque moderne. Procédures de contrôle et documents d’identification, Roma, 2004 (Collection de l’École française de Rome, 341) p. 529-565.

2 Lex Ursonensis (Lex Urs.): CIL, II2/5, 1022; A. D’Ors, Epigrafía jurídica de la España romana, Madrid, 1953, p. 167 s.; M. Crawford, Roman Statutes, Londres, 1996, p. 393 s.; A.U. Stylow, Texto de la Lex Ursonensis, en Studia Historica. Historia Antigua, 15 (1997), p. 269-301.; A. Caballos, El nuevo bronce de Osuna y la política colonizadora romana, Sevilla, 2006.

3 Cfr. Bell. Hisp., 42, 2.

4 Lex Irnitana (Lex Irn.): AE, 1986, 333; J. González, The Lex Irnitana: a new copy of the Flavian municipal law, en JRS, 76 (1986), p. 147-243; A. D’Ors y J. D’Ors, Lex Irnitana (texto bilingüe), Santiago de Compostela, 1988.

5 Dig., 50, 7.

6 Vide sobre ello L. Troiani, Ambascerie e ambasciatori nella Legatio ad Gaium di Filone Alessandrino, en E. Torregaray y J. Santos (eds.), Diplomacia y autorrepresentación en la Roma antigua, Vitoria, 2005, p. 77-87.

7 Plin., Ep., X, 43-44.

8 Vide F. Quaß, Die Honoratiorenschicht in den Städten des griechischen Ostens, Stuttgart, 1993, p. 168-176. También G.A. Souris, The size of the provincial embassies to the emperor under the Principate, en ZPE, 48, 1982, p. 241-244, con una relación de embajadas al emperador, en las que se indica el número de legati. De noventa y tres casos recogidos sólo cuatro corresponden al oeste del imperio. Esta documentación ha sido actualizada por G. Habicht, Zum Gesandtschaftsverkehr griechischer Gemeinden mit römischen Instanzen während der Kaiserzeit, en Archaiognosia, 11, 2, 2001, p. 11-28. Con relación a esta desigualdad documental, señala W. Eck que ello no prueba que en el oeste del imperio se usaran menos las legationes. Debieron enviarse con similar intensidad. Pero posiblemente en las ciudades del este las epistulae imperiales relativas a legationes se grabaron en inscripciones de piedra, y han quedado más testimonios. Por el contrario en el oeste tales documentos se expusieron en tablas de bronce, que en su mayoría desaparecieron al ser destruídas o reutilizadas. Cfr. Diplomacy as part of the administrative process in the Roman Empire, en C. Eilers (ed.), Diplomats and diplomacy in the Roman World, Leyde-Boston, 2009, p. 198 s.

9 P. Oxyr., 2435.

10 CPJ, II, 153. Vide F. Kayser, Les ambassades Alexandrines à Rome (ier-iie siècle), en REA, 105 (2003/2), p. 465-467.

11 Tab. Her., 148-151, 153-154.

12 Cic., In Verr., II-2, 161-162.

13 Tab. Siar., IIb, 24-26.

14 Jos., AJ, XVIII, 6, 5 (170-1); Plin., Paneg., 79, 6-7; Dio Cas., 52, 30, 9; 55, 33, 5; 56, 25, 7. Vide F. Quaß, Die Honoratiorenschicht...cit., p. 168-176.

15 CIL, XI, 1420, 33-37.

16 CIL, VIII, 22737 = ILS, 6780.

17 CIL, II2/5, 871 = ILS, 6092.

18 Cfr. Dión de Prusa, Or., XXXV, 15-17; XLV, 7-9; XLIV, 11. También Plin., Ep., X, 39 y 112.

19 Tac., Ann., I, 79.

20 Tac., Ann., IV, 43, 4-5.

21 Tac., Ann., XIII, 48.

22 Tac., Ann., XIV, 18.

23 Cfr. F. Millar, The emperor... cit., p. 375 s.

24 CIL, II2/5, 871: Si qua nova adicere voltis de his proco(n)s(ulem) adire debebitis. AE, 1962, 288: Cum ideo appellaveritis ne pecuniam quam debebatis Servilio Pollioni ex sententia Semproni Fusci solveretis...

25 AE, 1931, 38.

26 Cfr. W. Eck, Diplomacy as part... cit., p. 203-205.

27 Vide por ejemplo Dig., 3, 4, 3, Ulp.; 3, 4, 6, Paul.; 50, 7, 2, 1, Ulp.

28 Tab. Her., 142 ss.

29 CIL, XI, 1420, 33-37; 1421, 42-47.

30 CIL, V, 7039 = ILS, 6752.

31 CIL, II2/5, 871: ...salutem dicit IIIIviris et decurionibus Saborensium...; ...decretum vestrum accepi VIII ka(lendas) Aug(ustas) clegatos dimisi IIII Ka(lendas) easdem. Valete.

32 Lex Irn., 45: ...quod legatos, quosque, quamque in re<m> mittendos decuriones conscriptive censuerint...

33 Lex Irn., 47: De eo qui non ex decreto decurionum legatione functus erit.

34 CIL, VI, 1492 = R.K. Sherk, The municipal decrees of the Roman West, Buffalo, 1970, p. 23, n. 9.

35 Men. Ret., 423. Cfr. Liban., Ep., CXIV, 5.

36 Dig., 50, 4, 1, 3, Hermog.; 50, 4, 18, 1, y especialmente Dig., 50, 4, 18, 12, Arch.Char.

37 Cfr. W. Eck, Diplomacy as part... cit., p. 200 s.

38 Cfr. F. Millar, The emperor... cit., p. 410 s. y 420 s.

39 Dig., 50, 7, 5 (4), 5.

40 Dig., 50, 5, 1 pr.

41 Dig., 50, 4, 3, 6 y 12; 50, 5, 2, 1; 50, 6, 4 (3). Con sesenta y cinco años y tres hijos vivos no se estaba liberado (Dig., 50, 5, 1, 3). Cfr. F. Kayser, Les ambassades... cit., p. 455 s.

42 Filost., Vit. Soph., I, 539, 543.

43 Dig., 50, 4, 18, 11; 50, 5, 2, 6, Ulp.

44 Cfr. Lex Irn., 67-71, sobre la rendición de cuentas de quienes gestionaban fondos de la pecunia communis. También Dig., 50, 7, 5 (4) pr., Marcian., y 50, 4, 6, 1, Ulp.

45 Procedimiento similar al utilizado para designar los miembros de las tres decurias del album iudicum (Lex Irn., 86). Cfr. A. D’Ors, La Ley Flavia municipal (texto y comentario), Roma, 1986, p. 121.

46 CIL, XI, 1421, 42 ss.

47 CIL, X, 8038.

48 Dig., 50, 7, 5, 4.

49 Dig., 50, 7, 8.

50 Dig., 50, 7, 1, Ulp.

51 Cic., Ad Fam., III, 10, 6.

52 Dig., 50, 7, 5, 6, Marc.

53 Cfr. F. Millar, The emperor... cit., p. 381, n. 43.

54 Ibid., p. 382.

55 Plut., Mor., 275 B-C.

56 Cfr. W. Williams, Antoninus Pius and the control of provincial embassies, en Historia, XVI, 1967, p. 472 s.

57 Vide G.A. Souris, The size of the provincial... cit., p. 242-244.

58 G.A. Souris, The size of the provincial... cit., p. 239.

59 Vide por ejemplo Dig., 50, 7, 12 (11), 1, Paul.; 50, 7, 13 (12), Scaev.; 50, 7, 16 (15) y 17 (16), Mod.

60 Cfr. W. Williams, Antoninus Pius... cit., p. 472-477.

61 Así se desprende del citado decreto de los decuriones de Sala (vide supra n. 25).

62 Vide G.A. Souris, The size of the provincial... cit., p. 236; y especialmente T. Kotula, Legatio suscepta gratuita, en Meander, 20, 1965, p. 226-237.

63 Dig., 50, 7, 3 (2,3).

64 Frontón, Ad Amicos, II, 7.

65 Cfr. F. Millar, The emperor... cit., p. 383 y n. 51. Así aparece ya en epistulae de Domiciano y Trajano.

66 W. Williams, Antoninus Pius... cit., p. 473.

67 Cfr. F. Lamberti, «Tabulae Irnitanae». Municipalitá e «ius romanorum», Nápoles, 1993, p. 133.

68 A ese informe de los legati ante el senado municipal se alude en Lex Irn., 47: ...quove tardius peragetur renuntietur legatio.

69 Dig., 50, 7, 11 (10), 1.

70 Plin., Ep., X, 43-44.

71 CIL, VI, 1803; CIL, VIII, 22737 (=ILS, 6780); ILAfr., 21, 478.

72 CIL, XII, 1750 (= ILS, 7026).

73 CIL, III, 5031 (= ILS, 7115).

74 CIL, III, 1562 (= ILS, 3896).

75 Sobre el cursus publicus y sus medios de transporte: L. Di Paola, Viaggi, trasporti e istituzioni. Studi sul cursus publicus, Messina, 1999; A. Kolb, Transport and communication in the Roman state, en C. Adams y R. Laurence (eds.), Travel and geography in the Roman Empire, Londres-Nueva York, 2001, p. 95-105; S. Crogiez, Le cursus publicus et la circulation des informations officielles par voie de mer, en J. Andreau y C. Virlouvet (eds.), L’information et la mer dans le monde antique, Roma, 2002 (Collection de l’École française de Rome, 297), p. 55-67.

76 F. Millar, The emperor... cit., p. 382.

77 Cfr. Dig., 4, 6, 8, Paul.; 5, 1, 8, Gai.; 5, 1, 24, 2, Paul., y 25, Iul.; 26, 5, 21, 3, Mod.; 50, 7, 4 (3), Afric.; 50, 7, 6 (5), Scaev.

78 Dig., 50, 7, 2, 1-2, Ulp.

79 Sobre el tema M. Coudry, Contrôle et traitement... cit.

80 La existencia de esos documentos probatorios se infiere de una cita del jurista Escévola, que alude a la necesidad de acreditarse que tenía un legatus, haciéndose constar la fecha de su nombramiento. Cfr. M. Coudry, Contrôle et traitement... cit., p. 533 y n. 7 y 8.

81 Cfr. W. Williams, Antoninus Pius... cit., p. 472 ss.

82 Cic., ad Fam., XIII, 12.

83 Vide al respecto M. Bonjour, Terra natale. Études sur une composante affective du patriotisme romain, París, 1975, p. 259-271.

84 Tampoco debían aprovecharse las legationes para gestionar asuntos propios o ajenos, como señala Plutarco (Mor., 808 B-C). Cfr. Dión de Prusa, Or., XLV, 3. Algunas fuentes jurídicas aluden igualmente a esta cuestión: Dig., 50, 7, 9 (8), 2, Paul.; 50, 7, 11 (10), pr., Paul.; 50, 7, 12 (11), 1, Paul.; 50, 7, 13 (12), Scaev.; 50, 7, 16 (15), Mod. También Dig.,50, 7, 2, pr., Ulp.

85 La obligación que tenían de respetar y cumplir tales decretos se indica expresamente en Lex Urs., 129.

86 Men. Ret., 424.

87 Plut., Mor., 602 C; 805 A-B.

88 PSI, 1160 (APM I, CPJ, II, 150). Vide F. Kayser, Les ambassades... cit., p. 465.

89 Cfr. F. Kayser, Les ambassades... cit., p. 460 s.

90 ILAfr., 21.

91 CIL, VIII, 11032: ob [le]gat[io]n[e] [magna cum in]dustri[a], o [multas in]dustri[e] ges[tas...].

92 Dig., 50, 5, 12, pr., y 50, 7, 9 (8), 1, Paul. También Cod. Iust., 65, 3.

93 CIL, II2/7, 100 (= ILS, 6908).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Juan Francisco Rodríguez Neila, « Legationes municipales en el oeste del imperio y estatutos locales de Hispania », Mélanges de l'École française de Rome - Antiquité, 122-1 | 2010, 25-36.

Référence électronique

Juan Francisco Rodríguez Neila, « Legationes municipales en el oeste del imperio y estatutos locales de Hispania », Mélanges de l'École française de Rome - Antiquité [En ligne], 122-1 | 2010, mis en ligne le 10 septembre 2013, consulté le 23 octobre 2017. URL : http://mefra.revues.org/327 ; DOI : 10.4000/mefra.327

Haut de page

Auteur

Juan Francisco Rodríguez Neila

Universidad de Cordoba, Facultad de Filosofia y Latras, ES 14071 – Cordoba, ca1ronej@uco.es

Haut de page

Droits d’auteur

© École française de Rome

Haut de page
  • Logo École française de Rome
  • Revues.org